Anualmente se celebra en Filipinas una gran fiesta, que es una especie de carnaval, llamado Ati-Atihan, que tiene lugar en el mes de enero. La fiesta se celebra en honor a lo que allí le llaman el Santo Niño, ya que transcurre dos semanas después de Epifanía. Es una semana de fiesta que realmente es muy agradable de vivir en vivo y para los filipinos es una de las fiestas más importantes y tradicionales del año.

ati-atihan.jpg

Lo más destacable, además de la música y las danzas, es que todos se pintan sus caras con hollín negro y otras pinturas. También las vestimentas que usan son especiales para estos días en los que dura la fiesta. El este vídeo van a captar la idea de esta fiesta, lo bien que se pasa y el tono festivo que se le da. Los turistas que acuden para verla, quedan encantados.