En Filipinas, hay cierto número de personas que se toman muy en serio la religión cristiana, tanto que incluso llegan a imaginar lo que le pasó a Jesús. Personas fanáticas del Cristianismo llegan a flagelarse, que es azotarse con un látigo hasta que sangran y también incluso se crucifican ellos mismos con ayuda de otras personas. Esto pasa desde hace muchos años y cuando llega Semana Santa es cuando suelen recordar lo que Jesús sufrió.

filipinas.jpg

Sufren tanto que muchos de ellos mueren, ya que soportar que te claven en las manos unos grandes clavos y luego las heridas de las flagelaciones, no es algo muy agradable ciertamente. Hay personas para todo y también para escenificar en carne propia lo que Jesús sufrió a manos de los romanos.