bandera-filipinas.jpg

Uno de los problemas importantes que tiene Filipinas son los adolescentes que cometen crímenes realmente importantes como puede ser el caso de robo a mano armada, violaciones, además de asesinatos. Para intentar reducir la cifra de adolescentes que incumplan las leyes lo que se pretende es endurecer las penas para todos los jóvenes.

A partir de ahora jóvenes de entre 12 y 15 años van a pasar una temporada en prisión, un castigo realmente muy diferente al que suelen sufrir ahora, que se queda únicamente en el castigo que le quieran imponer sus padres. Desde luego tener una pena de cárcel para los menores puede ser una opción muy interesante para que tanto turistas como filipinos no sufran las consecuencia de los actos de los jóvenes y que al menos tengan un buen castigo.

Todavía no se conoce el castigo máximo al que pueden ser sometidos los jóvenes de entre 12 y 15 años, pero al menos podrían pasar algún que otro año en prisión al cometer un delito muy importante. Lo que se pretende es que la justicia sea más justa y que los menores de edad paguen sus crímenes, algo que seguro deberían pensar otros muchos países donde los menores salen impunes de terribles crímenes. Castigar a los jóvenes es algo que afecta a todos los ámbitos del país y lógicamente ofrece una mejor imagen en el extranjero, ya que los turistas saben que cualquier persona recibe su castigo en caso de que lo cometa.

Vía | Inquirer
Foto | Wikimedia